Metodología Creativa de los 4 elementos

Tierra, agua, aire y fuego,                                                                                                         están fuera como los elementos que configuran la vida y están dentro, en nuestro organismo como entidad biológica.

 Además los elementos representan simbólicamente los aspectos fundamentales de la persona: cuerpo, emociones, mente y espíritu.

             Los elementos que configuran la vida son el punto de partida  en la  interpretación  del universo de culturas aparentemente separadas como hinduismo, amerindias, taoísmo, celtas…

           Como un ejemplo dentro de nuestra cultura occidental,  tenemos  el Tarot  en el que aparece esta simbología como un mapa de imágenes arquetípicas que nos conecta a todos como seres humanos y nos describen un camino  de auto-descubrimiento  y realización.

 A través de los arcanos mayores -o arquetipos del self-  se muestra  un proceso  de crecimiento personal, representado por aspectos ó roles que a lo largo de la vida nos ayudan a situar nuestras vivencias y experiencias en un plano completo  con significado.

Los arcanos menores  están divididos  en cuatro palos que representan los cuatro elementos.

 El palo de Oros, elemento tierra, representa el aspecto físico, material…

 Las Copas , elemento agua, representa las emociones…

 Las Espadas, aire y mente; El palo de Bastos el  fuego y la voluntad o naturaleza espiritual del ser humano.

  Basándome en esta “Sincronicidad” intercultural  planteo una metodología creativa que tiene como objetivo fundamental la integridad del ser.

  Unir cuerpo, emociones, mente y espíritu en la conciencia y en la expresión del aquí y ahora a través de la simbologia de los elementos como una formula mágica que  representa los planos de la existencia desde lo tangible a lo intangible, desde lo individual a lo colectivo.

 

Un aspecto interesante de la cosmovisión a partir de los cuatro elementos, nos lo ofrece la Rueda Medicinal –aparato filosófico y símbolo de la cosmovisión de la cultura Amerinidia- . En este contexto los elementos se “relacionan” con las direcciones y las estaciones del año. A su vez las direcciones representan distintas cualidades del ser humano cósmico. Así se “relacionan” aspectos muy distintos entre sí proporcionando una visión holística y transcendente del ser humano aplicable a la vivencia cotidiana de los ciclos de la naturaleza.

Esta relación -elementos, direcciones, estaciones del año- también la encontramos en la Rueda de la Vida Celta  que es la base de las celebraciones tradicionales de nuestra cultura, europea,  aunque estas han sido utilizadas y “renombradas” –han perdido su nombre original relacionado con la religión de la Diosa- por la iglesia Católica, para asegurarse la participación de la comunidad en sus festividades religiosas.

En definitiva la simbología de los elementos aglutina una serie de aspectos interculturales que nos acerca a la vivencia de los ciclos de la naturaleza desde la comprensión e integración de nuestros procesos internos individuales y grupales.

 Belen Mayam, Metodología Creativa “mágica” de los 4 elementos

 DSCN0024

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s